Adios mundo cruel



Con mucho menos dramatismo -y tanta gracia que uno se siente hasta mala gente- se lo montan los conejitos suicidas de Andy Riley.
Qué guay.

1 comentarios:

M | 16 de septiembre de 2007, 4:51

Ese libro me ha salvado más de una tarde.