Dificultad

Caótica Ana, de Julio Médem (2oo7)



Esta película no está en el metraje. La película de la que merece la pena hablar no sucede dentro de la película. La película que cuenta Médem habla de Médem dirigiendo en una película -escribiéndola, invirtiendo años en el casting para encontrara a la protagonista, rodándola, montándola, estrenándola en los cines, escuchando críticas no muy favorecedoras hasta de sus incondicionales.
La película que cuenta Médem es difícil y cruda, como lo suelen ser las cosas tremendamente hermosas. Y ahí está la auténtica historia: un hombre con brillante don narrativo, con gusto, con arte, que se propone hacer su trabajo más bonito, porque no merece menos la persona en quien piensa mientras lo hace. Y que no puede. Que no encuentra las imágenes ni las palabras cuando quiere hablar de algo que realmente le importa.
Y ocurre. Ocurre que podemos generar una figura muy bella para hablar de lo que sea pero que no somos capaces de encontrara palabras sencillas para decir aquello que nos encoge el estómago.
La película de Médem no está en la película. Está en el discurso.

2 comentarios:

Krasnaya | 9 de septiembre de 2007, 3:46

¿Entonces merece la pena?
Besín.

elbronson | 10 de septiembre de 2007, 3:05

Me gusta como se complementan tu reseña y la mía. La primera desde la comprensión del dolor ajeno, la segunda desde la rabia del espectador decepcionado.

Saludosss.




http://www.fotolog.com/elbronson/20224642