Mis dos realidades

Era un pequeño dios: nací inmortal.
Un emisario de oro
dejó eternas y vivas las aguas de la mar,
y quise recluir el cuerpo en su frescura;
pobló de un son de abejas los huertos de naranjos,
y en tomo a tantos frutos se volcaba el azahar.
Descendía, vasto y suave, el azul
a las ramas más altas de los pinos,
y el aire, no visible, las movía.
El silencio era luz.
Desde el centro más duro de mis ojos
rasgaba yo los velos de los vientos,
el vuelo sosegado de las noches,
y tras el rosa ardiente de una lágrima
acechaba el nacer de las estrellas.
El mundo era desnudo, y sólo yo miraba.
y todo lo creaba la inocencia.

El mundo aún permanece. Y existimos.
Miradme ahora mortal; sólo culpable.


de Francisco Brines, Palabras a la oscuridad, 1966.

3 comentarios:

Anónimo | 4 de diciembre de 2007, 17:56

Respuesta a Olga:
La tercera la que no da la tele, en la que vivimos todos, excepto Ana Rosa, ella es la Alicia atrapada en el espejo.

Sra. Sombrilla

txe | 5 de diciembre de 2007, 8:32

buena!


gracias multiples

saturni_ana | 6 de diciembre de 2007, 8:25

¡Qué hermoso poema!
Gracias por descubrírmelo.
Un abrazo saturniano :)