Spleen

Te aburres, Charles.
Te aburres tanto.

Porque este París es el hastío,
porque nadie hace caso a tus flores.
Te aburres de que te llamen inmoral
o de pasear por el Louvre tantas mujeres
que no entienden las pinturas
ni tus cuentos. Te aburres.
Te aburres tanto, Charles.

Y caminas por el barrio judío
de un siglo que no te conoce:
eres cansancio sin interrupción.

2 comentarios:

Golfo | 19 de diciembre de 2007, 7:55

Él cansancio, tú "sublime". Sin interrupción, claro

Suarón | 20 de diciembre de 2007, 5:21

"Lo que hay de embriagador en el mal gusto es el placer aristocrático de desagradar".Charles Baudelaire.