Ana Vanessa Gutierrez



ESCUÉNDIME

Escuéndime de los suaños escuros.
De les manes sangrientes
que dibuxen el mio nome nes parés.

Tápame de los milenta cristales
nos que se desfaen los mios güeyos
cada vez que me sobrevivo.

Guárdame del tiempu del odiu
y de la tierra d'olvidu
na que van desterrame.

De tolo que nun merezo,
de lo que nun deseo,
porque prometo que soi inocente,
anque tea poseída pol páxaru verde del mal.

Ye cierto qu'abro les manes
y nacen el fueu y les espines.
Que la mio llingua españa en llamaes
cada vez que me nombro.
Que soi'l diañu y la muerte
y que toi famienta de les tos intenciones.
Pero suplícote llealtá y entrega
porque sé que tu nun vas negame.

La otra voz que naz en min
(la que fuxe y se rebela)
quier alvertite a pesar de too:

Cuerri. Escuéndite tu.
Guárdate del mio amor
y de les mios traiciones.

Me gusta mucho cómo nos quedó la foto de Vanessa -más sabiendo el apuro que le daba todo el tinglado. Me gusta mucho el poema y me gusta mucho que esté en el proyecto.
Seré discreta y no diré quién fue el que me dijo ayer que ella era "la mujer perfecta".

Nota: quién sabe por qué, hay que pinchar en la foto para verla en condiciones. Prometo que el martes, en la inauguración, no habrá que pinchar en nada más que no sean los "canapiés" correspondientes al vino español de estos actos.