1 comentarios:

el capitán | 11 de febrero de 2007, 5:31

Es siempre un placer que una linda niña dé la orden de zarpar,y más si tiene todas las playas en su piel, todas las calmas del mar en las olas de su voz.