Nueva York, a los ojos de Trotsky

"Por la ventana del cuarto en que teníamos la redacción observé el siguiente cuadro: un hombre viejo, con los ojos legañosos y una barba canosa y descuidada, se paró delante de una caja de latón llena de basura y se puso a revolver hasta que encontró un pedazo de pan. El viejo intentó partir el trozo de pan con las manos, se lo llevó a la boca, lo sacudió varias veces contra la caja de latón. Todo fue inútil; el pan estaba duro como una piedra. En vista de esto, el pobre hombre, medio asustado y medio avergonzado, miró si le veían, se guardó el botín debajo de la parduzca chaqueta y siguió su camino cojeando, calle San Marcos abajo... Esta pequeña escena ocurría el día 2 de marzo de 1917. El sucedido no alteró en lo más mínimo los planes de la clase gobernante. La guerra tenía que estallar inevitablemente y los pacifistas no tenían más remedio que hacer lo que estuviese de su parte por ayudarla."

de Trotsky, Mi vida, 1930

Hoy me hablaban de la increíble visión -tan sintética y sensitiva- que plasmaba este hombre sobre Nueva York en su biografía. Así que hoy he deseado con más ganas notar las aceras bajo mis pies, y hacerme con el libro en cuestión.

Quien no quiera gastarse la pasta puede leerlo aquí.

1 comentarios:

Kid | 20 de marzo de 2007, 5:59

Allá voy dentro de nada...a pisar esas aceras...besu