Domingo, a las 20.30 h

Hasta que no estuvo ciego
Degas no esculpió
una mujer de verdad. Las caderas
eran pequeñas y entre el pelo
no crecían semillas
de árboles frutales. Fue
con el último rayo de luz
-los colores más ciertos-
cuando supo
los falsos que eran entonces
los nombres.

Poemas como este, música y amigos mañana las 20.30 en El Refugio.

2 comentarios:

Norma | 8 de diciembre de 2007, 7:19

Allí nos vemos guapa!!!
Besitos

Julia | 9 de diciembre de 2007, 5:45

Espero poder ir, pero igual me lo impiden causas de fuerza mayor que ya te contaré.