Enunciados lógicos y otras muertes


Los crímenes de Oxford
Dir: Álex de la Iglesia
(2oo8)

Aunque la crítica invitaba a la cautela, lo cierto es que Álex de la Iglesia ha logrado hacer una película de las que no caducan, correcta, ágil sin perder su personalidad. Ha aprendido que puede seguir siendo él sin que el metraje parezca un catálogo de guiños y juegos o un ejercicio de estilo. Se ha lanzado a hacer una película con honestidad, sin valerse tanto del artificio o la originalidad que lo caracteriza -y que es verdad que nos gusta. No ha perdido el humor, y no prescinde de su universo. Al contrario, hace algo mucho más complicado y le sale bien: trasladar su mitología, sus iconos, a una realidad universal.
Los crímenes de Oxford es una película con gusto, basada en una buena novela a la que se aprecia que respeta sin por ello perder lenguaje cinematográfico.
Y es, además, de esas películas que te gustan cuanto más tiempo pasa, cuando uno piensa más en ellas.
Más que recomendable. Aunque, no nos engañemos, no estamos ante una obra maestra. Pero, casi nunca lo estamos, así que no viene a cuento una exigencia de ese tipo.

Por otra parte, y ya como anotación friki, mientras la veía recordé un estupendo corto de Álvaro Berchner titulado The nine mile walk, que está en mi ranking de favoritos -y en esa lista de referentes.
Aquí la primera parte de este brillante corto.



Y si te gusta, lo puedes seguir aquí.

Como ya me ocurrió con la física teórica cuando leí Zig Zag, de Jose Carlos Somoza (Plaza y Janés, 2oo6), le he quitado el polvo a los libros de lógica proposicional. Y cómo mola.

1 comentarios:

M | 22 de enero de 2008, 9:27

Tanto como brillante no sé, pero es un estupendo corto.