...yo te buscaba y llegaste,
y has refrescado mi alma
que ardía de asuencia.

de Safo.

Hay días de esos de decir: ¡pero que vivan los clásicos, oiga!

2 comentarios:

saturni_ana | 14 de febrero de 2008, 5:12

¡olé!

Anónimo | 14 de febrero de 2008, 9:52

me gustó lo de asuencia, me recuerda a la ñoaranza de Artemio Rulán