LAS CAÑAS PRETENCIOSAS

Es tu terreno, conoces
la técnica:
hablar con la intensidad misma
de rosas abriéndose muy rápido.

La dificultad llega
cuando se aplica la perspectiva,
cuando después de cada metáfora
sólo hay un capullo.

4 comentarios:

Laura | 28 de abril de 2008, 2:44

Me lo voy a enmarcar y poner en la pared.
O mejor, me lo voy a enmarcar y se lo voy a poner en la pared.

lol

vero | 28 de abril de 2008, 3:55

ah!, cada uno con su cruz...

Christian Supiot | 28 de abril de 2008, 5:58

Si un día tengo un bar, lo serigrafío en cada tapicería.

brujaroja | 28 de abril de 2008, 14:03

Ha estao usté muy aguda, señá Jenny. El poema es como pa ponerle un marco.
Eso sí... de mala leche hoy andamos serviditas... ¿no?