Los largos silencios

No me habla en toda la mañana,
pero no está enfadado:
mi novio es escritor,
y cuando lee o escribe o no hace nada
es que está trabajando.
Trabaja todo el día:
los escritores son gente contumaz
llena de pensamientos.

Acuérdate de mí, le digo,
cuando lo dejo solo.

Yo sé que piensa en mí sin darse cuenta.

de Esther Morillas, Mujeres, Pre-Textos, 2oo1.

1 comentarios:

Laura | 23 de noviembre de 2008, 4:38

Uy, quién hubiera conocido esto el año pasado...