XVII

Y qué rápido vamos,
ligera recompensa,
qué prisa iluminada.
El penúltimo paso es el más dulce.
Ojalá todos fueran el penúltimo.

de Andrés Neuman, Mundo mar, recogido en Década (Poesía 1997 - 2oo7), Acantilado, 2oo8.

2 comentarios:

Xtro | 3 de febrero de 2009, 16:01

Para un blog con el título "mundo iconoclasta", la poesía es más bien conservadora: Neuman, Luis Muñoz, Sánchez Rosillo.

¿Por qué no apostar también por los que hacen cosas con riesgo en este país?

Abrazos

Anónimo | 8 de febrero de 2009, 18:47

Estimado compablog, me temo que tu idea del "riesgo" es, a tu pesar, completamente convencional. Muchos más convencional que la poesía (buena en algunos casos) de los poetas que mencionas. Saludos.