Como soy hija de quien soy

... yo también tiemblo por cosas pequeñas mientras el mundo pretende desmoronarse, aversideesta, parece que piensa. Y como soy hija de quien soy encuentro verdades entre las páginas de los libros, y ya tengo edad para ignorar a quienes piensan que eso no es vivir, a quienes son cobardes y, por no buscar ninguna, te dicen que ahí no están todas las certezas. Como soy hija de quien soy sé que no, y por eso también camino, porque crecí con la playa bajo los pies y la arena entre el pelo. Soy hija de una mirada inteligente, así que es difícil que sienta en exceso los miedos absurdos. Soy hija también de la crin de fuego, así que nadie debería sorprenderse si me enciendo de golpe, si en algo parece que me consumo, si necesito quemar huellas, si resucito. Soy hija de la generosidad, y a día de hoy me esfuerzo por estar a la altura, y no importa que el listón sea alto, porque soy hija de la constancia. Soy hija de la fuerza inagotable, y aprendiz en los días sencillos. Como soy hija de quien soy, he nacido libre y con las manos desnudas, porque el mejor ofrecimiento requiere llegar con lo propio guardado. Soy hija de una habitación propia, soy hija de un libro incansablemente en blanco. Soy hija de la seronda y de los veinte, del amor, claro, de la más auténtica ternura.
Como soy hija de quien soy yo también tiemblo por las cosas pequeñas mientras el mundo sigue en esa obstinación, tan suya, de deshacerse y deshacernos. Como soy hija de quien soy, sé que lo que importan son otras cosas.

2 comentarios:

Anónimo | 3 de mayo de 2009, 12:41

Ainnsss... qué contenta estará tu madre de que escribas esas cosas...
Menudo regalazo...

The Wild Rose | 3 de mayo de 2009, 15:32

No podía ser de otra manera. Os quiero a las dos.
Besos.