Sé que la vida es corta y se reduce
a un paso, y otro paso, y otro y otro,
en gris repetición. Sé que no hay otro
camino sino el hábito, que es vano
reincidir cada día, al que nos unce
el temporal transcurso y sus afrentas.
Mas, entre tanto, apuro -y con mis manos-
cuanto, inusual, la vida, al fin, inventa.

de Víctor Botas, Las cosas que me acechan, Jugar con fuego, 1979.

0 comentarios: