Profundidad de campo

Afuera, contra el horizonte,
el cielo se desangra
igual que fresas puestas en azúcar.

No vengas esta noche.
Voy a pensar en ti.

de Rafael Espejo, Nos han dejado solos (2oo9), recogido en Poemas de regalo, Residencia de Estudiantes, 2oo9.

1 comentarios:

Rémora | 22 de septiembre de 2009, 13:33

Mola, es como una patada en la boca. La diferencia es que con las palabras se puede joder mas.
Saludos