Apuntes de presentación (fragmentos)

Ayer se presentó el primer libro de poemas de Alba González Sanz (Premio de Poesía Joven Gloria Fuertes 2010) en la maravillosa librería La Buena Letra. Y yo intenté no emocionarme en exceso, que por otra parte era lo suyo, y decir algo de Apuntes de espera, invitar a su lectura.





...Ya dije que Alba González Sanz es mi amiga, que por eso me preparo estas cosas, porque la emoción puede. Claro, es amiga. Esto desacredita por completo, dirán. Como si no fuéramos, por amor, más críticos con los amigos. Como si precisamente a ellos no les mirásemos más, porque en esa mirada, creemos, hay un camino para ser y para hacernos unos a otros más felices. Es mi amiga. Y cuando escribe, a veces, es mi hermana. No porque coincida que yo también escribo y nos reconocemos en estilo y todas esas cosas que sólo importan a poetas que se importan mucho a sí mismos. Es mi hermana como lo es Szymborska, o como lo es Eliot, o como lo es Yolanda Castaño o como lo es Fernando Beltrán, o como lo es Aurelio González Ovies, o, y no es por seguir barriendo pa casa, Berta Piñán. Es mi hermana al leerla, porque nos hermanan las obsesiones y nos hermanan los miedos. Y Apuntes de espera es un libro escrito a un tú, que se hermana con todos los demás. Todos hemos esperado. No sé si decir que todos, ahora mismo, estamos esperando. La voz poética de González Sanz ha leído a otras voces que han esperado. Pero leer no basta. A veces necesitamos contarlo, dirigirnos a, decirle a. Por el camino, porque sabe que no es un mal privado, que el dolor de los demás nos enseña: comparte. Y entonces no estamos tan solos, en la espera.





Digo dolor. Pero no es sólo dolor. Casi diría que, en realidad, de dolor nada. Hay permanentemente luz. Incluso la ausencia de la luz, esas noches en Lisboa en las que el mundo parece acabarse, están cargadas, rebosan, algo muy luminoso que se sabe que existe, aunque momentáneamente no esté. Hay cielos rojos y dos mundos que conviven: dos geografías separadas como dos cuerpos.


Y es por los cuerpos que este es un libro tierno. Como ya he dicho que Alba González Sanz es una poeta joven, que no ha caído en los vicios de los primeros libros, y que es poeta y no poetisa, espero que se entienda bien lo de tierno. Digo tierno y no ternura. Digo lo que dice María Moliner: el modo en que un cuerpo se deforma por la presión, rompe, es fácil de cortar o de partir. Un libro en el que ausencia presiona, pero las palabras no ceden. Están con voluntad de existir. Se escriben los versos porque la historia se trabaja.





Y a todas estas: lo que más me importa de Apuntes de espera, de este poemario cerrado de una poeta joven, pero reflexiva, tierna pero no débil; es la capacidad para hablar de amor. De amor sin pasearnos por el tópico. De amor sin hacerlo privado. Habla abiertamente de amor, y entonces, en esa claridad, nos habla de nosotros mismos. De su componente revolucionario. De la osadía necesaria para sentarnos en las rodillas de ese y sacar la lengua a las niñas que van en el metro.





Tengo celos de las niñas que te miran en el metro;
de mi sombra cuando viste de tacón rojo
y escapa
y te lleva.

Tengo celos de las niñas que te miran en el metro.
Por eso sonrío al sentarme en tus rodillas
y les saco la lengua.

(de Apuntes de espera, Alba González Sanz, Ed. Torremozas, 2010)

4 comentarios:

Sara | 11 de noviembre de 2010, 6:18

Qué emotivo y qué bien todo. Me alegro mucho de que todo saliera como salió. Cómo me hubiera gustado estar.

Maria | 11 de noviembre de 2010, 7:34

Ay madre ^^ que me emociono desde aquí ^^ que ganas tengo que pegarle un achuchón a Alba - y otro a ti :D -
...
y qué bonito lavado de cara le has dado al blog ^^

besetes!

Ellette | 12 de noviembre de 2010, 15:02

¿Qué significa eso de que ella es poeta y no poetisa? He oído ese pequeño intento de difereciación en varias ocasiones últimamente, pero no sé muy bien a qué te refieres.
¿Serías tan amable de explicarlo? Y, por otro lado, también por curiosidad, ¿qué entiendes por los 'vicios' comunes en los primeros libros?

Gracias por tu tiempo, un saludo.

Jenny jirones | 15 de noviembre de 2010, 8:08

Ellete,

que es poeta y no poetisa tiene que ver con el uso de la palabra. "Poetisa" tiene una innegable connotación peyorativa. Suena a segunda división a causa del género. Quizás me respondas que es el término más exacto, a lo que puedo responderte que hay entre las poetas bastante unanimidad, y que poco sentido tiene nombrar a alguien de un modo que no se identifique.
Sobre los "vicios comunes a los primeros libros", me refiero a la tendencia a reunir todo un material sin criba, sin criterio y sin sentido.

Apuntes de espera, de Alba González Sanz se ve que es un libro trabajado, de una poeta que lee mucho y bien. Y dice mucho a cerca de la poeta que está por venir.

Gracias a ti, por tu interés, por tu tiempo y por sacarme los temas.

Abrazos a tres bandas.