¿Cómo creer algo de un cuerpo

convencido de estar roto?


¿Vas a ser tú quién le diga

cierra los ojos abre las manos

esto que cae es todo tuyo?


Qué vas a ser tú, qué vas a arreglar nada:

un paseo infinito, una bañera hundida.

Tantas cosas en préstamo

y la voluntad siempre como luz

sobre un hombro, sin querer,

iluminando sólo de lado.

2 comentarios:

razpasos | 28 de febrero de 2011, 19:07

Muy cierto, los ojos los tiene hecho agua, el corazon un jarron, las orejas cornetas, todas se parecen iguales y lo roto lo lleva en el corazon, su alma tendida hecha jirones, con sus dedos apuntando al sol o la luna que duerme en entre esferas y nada que despierta, lleva el alma rota como los dientes de la misma ratonera.

Hermoso.

soperos | 4 de marzo de 2011, 8:50

alguien dijo que poema es quizá el que al hablar de uno habla de muchos.

éste poema lo es para mí.

agradezco estar en él, quedarme ahí.

y creo que también voy a mostrarlo en el blog sopero.

agradecimiento doble, pues.

besos
pepe