A la fuerza debemos de ser idiotas

Sólo así se explica que miremos atentos al Congreso de los Diputados para ver cómo, mientras hablan de las tasas del paro, se vanaglorian unos y otros de sus "pulidas" dialécticas al equipo contrario.

A la fuerza debemos de ser idiotas para

haberlo reducido todo a dos bandos
y haberlo hecho sabiendo que a ninguno de los dos les importa nada de lo que está pasando.

1 comentarios:

Sociedad de Diletantes, S.L. y Casilda García Archilla | 16 de febrero de 2011, 8:23

Lo has expresado perfectamente: aunque sabes bien que no somos idiotas, empezando por ti, que no lo eres en absoluto