COMO LA MARIPOSA POSADA EN LA ALAMBRADA, INDIFERENTE A LA NOCIÓN DE LA MUERTE

El instante que media
entre una pregunta y su respuesta,
ese segundo de vacilación
propiedad de lo aún no concebido,
ese intervalo de vacío
en que respiran codiciosas,
como animales fabulosos y sin rostro,
las posibilidades.


de David Eloy Rodríguez, Asombros, colección Carne y Sueño, César Sastre Editor, 2oo6.

Ayer, en el pub Automático de Córdoba, Luis Bagué y este poeta hicieron frente a un público difícil, y salvaron la situación. Con todo, tengo ganas de ver un recital -con las condiciones adecuadas- de verdad de ambos.

3 comentarios:

tournesols | 20 de abril de 2008, 1:58

Hola señorita,
quizá recuerde a una chica con sombrero que se le presentó en el Automático... ¡pues soy yo!

Precioso mundo, Sofía
:)

*

Verónica | 20 de abril de 2008, 11:45

a la mierda Freud!!

(para que tenga usted mi blog)

un bico

M | 21 de abril de 2008, 6:26

Ese poemilla siempre me ha parecido la ostia.