La poesía llena

En esta imagen no se llega a apreciar el tremendo llenazo que había en la librería Cervantes, pero subrayo lo de tremendo


Aurelio firmándole un ejemplar a Alba González Sanz.


Después de tardes como la de ayer, no tengo tan claro eso de que la poesía es para una minoría elitista, que no interesa más que a los propios poetas y que sus actos se convierten en desiertos por los que -entre lectura y lectura- pasa un matojo de hierba del oeste. Después de ver cómo estaba la librería Cervantes ayer por la tarde, media hora antes de que empezara la presentación de Esta luz tan breve, antología que recoge los últimos veinte años de creación del poeta Aurelio González Ovies, yo ya no me creo nada de eso.
Otra cosa es que no toda la poesía logre, en esta región tan nuestra, algo así. Un crítico, en uno de sus muchos arrebatos flemáticos, dijo que había asistido una vez a un recital de Ovies con su asistenta y añadió, como algo despectivo, que ésta se había emocionado -dando a entender, por descontado, que él no. No ubiqué el número de posibles asistentas que había ayer. Ni de oficinistas, profesores, traductores, traducidos, funcionarios, diseñadores web, filólogos, filósofos, cocineros, restauradores, cantantes, amos de casa, jubilados, abogados, abocados, estudiantes, dependientes, adictos, ingenieros, ingeniosos, ganaderos, ganadores que concurrían esa sala. Ubiqué muchos lectores, personas que se emocionaron con la poesía de alguien que ayer demostró, además de ser un gran poeta, ser una persona muy querida.
Después de la emoción, me volví a casa haciendo cábalas de cuántos críticos serían necesarios para que todos los que estábamos allí fuésemos a quitar el polvo a sus casas.
Y pensé tranquila que, al menos de ese tipo, no hay críticos suficientes.

2 comentarios:

sara | 18 de noviembre de 2008, 6:51

Se me han puesto los pelos de punta. Qué grande todo. Cuánta gente. Qué bonito.

Anónimo | 18 de noviembre de 2008, 15:06

yo no soy asistente, ni muy ducho en la materia, pero escuché al autor en Santander hace un mes y sin comentarios..., su poesía es lo que entiendo por poesía. Me alegro del éxito