La morfología de lo cotidiano

"Luis intuye que la vida se configura realmente en folletín, en folletón, en serial, en melodrama, en sainete, porque la vida no es sino mala literatura, que jamás acertaría por sí misma a constituirse en La fenomenología del espíritu.
Conocedor, pues, de la morfología de lo cotidiano, que nunca es sublime, se limita a filmar la vida por sus costados más obesos, y luego hace el montaje de esa filmación procurando que nada quede demasiado artístico ni redicho. Sin duda tiene presenta la frase de Buñuel ante cualquier realizador nuevo, estetizante y escaparatista:
- Vaya, éste nos ha salido artista."

extracto del prólogo de Francisco Umbral para El último austro-húngaro: Conversaciones con Berlanga, de Juan Hernández Les y Manuel Hidalgo, Anagrama, 1981.

1 comentarios:

amor y libertad | 31 de julio de 2009, 5:01

lo suyo es dar con el punto que le dé su sal también a lo cotidiano