Diariu d´una poeta recién cansada

Calar

Nestos díes llentos nun pensara na más que nel poema “Llena” de Berta Piñán. Sobre manera naquellos versos: “Al otru día salimos tempranu/ a busca la vaca: atopámosla como una ballena/ pinta, nel pozu, embaxu casa”. Y ye que l´agua marcha con too. El mesmu elementu qu´a la Coixet-y val pa mostranos un vezu d´empecillu, la guapura de la renovación, ye tamién la brenga cola que desapaez too, un rápidu.

Llovió como si nun hubiere mañana, pero mañana llegaba y entovía la lluvia. Dalgo que cai asina tien que calar a la fuercia, y non solo na ropa tendío –algodón y poliester llentos yá pa siempre-, tien que calar más dientro.

Agora yá nun llueve en nengún llau, y miro pela ventana, y a la ciudá España-y el branu. El solsticiu arrodia les hores caberes. Vuelvo la cabeza a la llectura d´una poeta que versa vides d´otres muyeres, n´otra parte del mundu. Canta a unes muyeres mui probes en países probes porque ella nun foi ellí de turista; ella empapóse dende´l coche, na so estancia vacacional, de la verdá d´eses vides. Llee poemes nos que les llama collacies, onde l´hermanamientu ye figura retórica de rellumu. La poeta ye una poeta comprometía, y tien que calar la realidá del tercer mundu. Volver y cantalo. Facer un recital. Y depués d´una sesión de catarsis prefabricada como si la empaquetaren n´Ikea, llágrimes pequeñes, que nun moyen nin la mexella.

Si ye que l´agua ye la distorsión cierta, daqué orgánico polo que les coses sí nos lleguen, yá lo dicía Piñan: “El ríu arrastraba la vida y a veces/ dexábanos solos”.


Columna publicada en el número 689 de Les Noticies.

1 comentarios:

Sara | 27 de junio de 2010, 4:13

Me ha gustado mucho :-)