A los amigos hay que "guañalos"

Reinventamos las palabras. Todo el tiempo. Sin querer o con toda la intención. Resignificamos porque es una forma de estar.
Estos días, con el trabajo que nos ocupa, que un poco desborda y un mucho agrada (y según los días cambian ambas cantidades), revisamos, aprendemos, descubrimos muchas palabras de la lengua asturiana. Y en ese trabajo, vamos, sin darnos cuenta, resignificándolas. Como niños que comparten un código semisecreto.
Guañar significar germinar, brotar. Que crezca y que crezca bien. Pero no basta con plantar árboles en una campaña educativa orquestada por la delegación de nosédónde. Hay que volver a donde se plantaron, cuidarlos. Mantener.

Por esto, pensamos, hay que guañar a los amigos. Y estos días, hubo un poco de eso.



Con Héctor Gómez Navarro, Alba González Sanz y Sara Herrera Peralta, junto a la placa de la poeta avilesina Ana de Valle.





Retrato, obra Pablo Gallo en recuerdo de una divertida tarde en Madrid con él, Óscar Esquivias y Alberto Olmos.



Los amigos, que de vez en cuando te visitan, les pasan cosas buenas y te las cuentan, te escriben, te ayudan.

Daqué bueno guaña, y vamos guañalo.

4 comentarios:

Rubén d´Areñes | 30 de enero de 2011, 5:23

me gusta

Portinari | 30 de enero de 2011, 6:22

Una entrada muy guapa Sofía. Me alegra mucho ver ahí a Alba y a Héctor. Y enhorabuena para Sara :)

Me apunto la palabra, guañar.

Abrazotes, espero que todo bien.

P.S: (Te envié un privaín al facebook, no sé si lo viste :)

Alba | 30 de enero de 2011, 9:31

Estamos de anuncio, eh?
Más guapos los cuatro :)

Sara | 30 de enero de 2011, 9:48

"guañate", "guañaos" quiero yo... gracias a todos por estos días... ¡me acabé el bizcocho! mmmmmm