¿La capital de Portugal? Espera...

Justo cuando lográbamos quitarnos los lodos de un mito (el de la dichosa Generación Ni-Ni), llega la Universidad de Oviedo a recordar a la sociedad que "nuestros jóvenes" son unos burros. Al menos, los que posan el pie en la Universidad. Y que lo son por un deficiente sistema educativo.

¿La prueba del algodón? Esta encuesta.

Venga, tienes unos minutos para responderla. Y no me toques el google...

¿Qué tal? ¿Todas? Sí, yo también creo que es fundamental saber que The Beatles empezaron su andadura en Liverpool, por cierto.

Resulta que los encuestados, estudiantes recién llegados a las Universidades de Oviedo, Granada y La Laguna son mucho mucho más burros.
Mucho más que qué, que quién. Porque esta encuesta, de mínimos -ahí coincidimos todos- sólo se la hacen a ellos y no se hizo una similar hace diez años, ni quince, ni veinte, ni treinta, con la que comparar. Tampoco se compara con posibles encuestas de otros países, o al menos no se especifica en los resultados.
Un 10% de esos jóvenes universitarios son unos mastuerzos considerables porque no han sabido responder en esta encuesta cuál es la capital de Portugal.

Qué animales, pordios. Pásame la Cuore, anda, que para leer tonterías también me vale...

Terrible, vaya, este efecto devastador de la LOGSE.

Imagino que realizar esta encuesta en un contexto ha de ser mucho trabajo. Quiero decir, no sé, pasar el cuestionario a toda la población y ver cómo están los jóvenes universitarios en relación a la sociedad en la que viven y la que los forma.
O quizás preguntarnos qué efecto puede tener, ya no digo una encuesta (que si por ellas fuera, nuestro conocimiento sobre la fauna y flora sería extensísimo, con tanto habitual de los documentales de La2), si no un examen, teniendo en cuenta que los modos de evaluación de conocimientos no han apostado únicamente por las pruebas puntuales.

Siempre he escuchado que más importante que saber es saber buscar. Nuestro disco duro de serie tiene un tope de almacenamiento, pero si sabemos buscar, podemos potencialmente saber, cuando nos haga falta, lo que sea.

Que las respuestas al cuestionario son penosas, pues seguro. Que eso demuestra la profunda incultura de los jóvenes que entran en la universidad... no lo sé. Al menos, no me parece una prueba tan sólida. Sí es molona.
Es como esos programas de Cuatro, donde ves que los demás comen peor que tú, educan a sus hijos o a sus perros peor que tú, o se organizan la economía familiar peor que tú.
Saber que otros, más jóvenes (por tanto, odiosos) son más burros, mola. O, cuando menos, tranquiliza.
Desde luego: nos echamos las manos a la cabeza. ¿Estos serán quienes gobiernen el país, la economía, gestionen la cultura en el futuro?
Dramón.
Los que ahora gobiernan el país, la economía y gestionan la cultura son, por el contrario, brillantes. No voy a repasar aquí la larga lista de meteduras de pata, bien profundas, de los políticos, comunicadores, profesores... Ahora mismo, a ti misma, a ti mismo, te vienen a la mente nosécuántos ejemplos.

Quizás lo interesante sería determinar cómo hacen los jóvenes con "esas lagunas" para no parecernos idiotas (digo, cuando se habla con ellos, no cuando vemos una pantomima ridícula en una serie de tv o cuando los medios se ceban con titulares como este).
Quizás podríamos decir "¿La capital de Portugal? Espera..." y preguntarnos hasta qué punto es lógico que acudamos a las fuentes para conocer el mundo. Quizás podríamos analizar la dependencia que generación tras generación hemos ido aceptando de la tecnología. No sé, quizás es más interesante dejar a un joven y a su abuela en un monte, sin ningún recurso propio de las telecomunicaciones, a ver cuál de los dos sabe valerse mejor con los conocimientos que tiene de serie (y no hablo de la experiencia, si no de la adecuación de los saberes y de cómo se han impartido en las distintas épocas).

(Se me pira)

Que la LOGSE es peor, pues algo me da en la nariz a mí que sí, oiga. Pero hasta la fecha no he encontrado una maldita prueba al respecto. Puede que a mí me parezca peor (que viví a camino entre la EGB y la LOGSE) pero que lo que sea es distinta.

Eso sí, si un estudio (espera, que es una encuesta) deja claro que cuando llegan a la universidad, tus alumnos son unos burros, y si al salir lo son, pero un poco menos, no habrá reproches posibles. Y así uno se puede centrar en cosas importantes, como vallar por el módico precio de 70.000 euros todo un campus universitario para que un evento como la Semana Negra no lo contamine.

Y luego, claro, está la prensa. Tan preocupada por esta estulticia de nuestros jóvenes, y tan ajena ella a esto de todos somos educadores. Porque, bien podrían, en el espacio que dedican a los resultados en porcentajes, dar las claves de las respuestas. Que parecidos caracteres tiene poner:

"No sabe qué significa improperio"
que
"No sabe que improperio significa insulto"

o

"De los estudiantes de primero de Universidad no sabe dónde nació Picasso"
que
"De los estudiantes de 1º de Universidad no sabe que Picasso nació en Málaga"

Síclaromujer, y andar tirando de wikipedia para lo que me pagan por el artículo...

Pues eso.
Qué burros.

2 comentarios:

Papá Pingüino | 21 de julio de 2011, 14:32

Inmejorable, señorita Jirones. Al leerte me vuelven las ganas de escribir (y,de paso, reflexionar).

Marco A. Velasco | 22 de julio de 2011, 17:57

Y el 89% de los ideólogos de la encuesta no han oído hablar de las competencias básicas en su puta vida, y por eso dan las clases como las dan. Que no cunda el pánico, que para eso está la celebérrima wikipedia

http://es.wikipedia.org/wiki/Competencias_b%C3%A1sicas_de_la_Educaci%C3%B3n