Faltosismo de chigre, estupidez en la red

Interior, luz día. Chigre. Unos periódicos sobre la barra, tazas con restos de café, ruido de cucharillas, chatos de vino, el fósil de lo que presumiblemente fue un pincho de pollo a las ocho de la mañana y ya no. La parroquia comenta la vida, la Realidad de Rajoy y la jornada deportiva de ayer a través de la prensa. 

- ¿Viste que murió Carrillo?
- Pues yo no lo siento, oye.
- Cómo yes tú también...
- Tenían que declarar tres días de fiesta nacional.
 
Todo lo que digan puede ser una memez, pero no declarado en su contra. 

Interior/Exterior. Luz de pantalla. Twitter. El usuario Gerardo Robles (quién sabe si el propio Gerardo Robles o un administrador por encargo) escribe:
"Santiago Carrillo ha muerto. No lo siento"  
"Habrá tres días de fiesta nacional, ¿no?"

Queda recogido por escrito y tomado como declaración, ya que se trata de un cargo público, asesor y consejero en varios organismos municipales en representación de FORO en Xixón

¿Cuál es la diferencia entre ser un faltosu en el chigre y serlo en las redes sociales? Para empezar, un error de cálculo: el de concederle el mismo valor a la palabra oral que a la escrita. 
Mal, Asesor Robles. Mal. 
Si tuvieran el mismo valor, y vigencia, por qué tanto jaleo para recoger todo el conocimiento de transmisión oral que peligra. Por qué firmar un papel si vale un contrato verbal. 
La palabra hablada, y eso bien lo saben los políticos, se la lleva el viento. Creen ellos que la palabra escrita también, y como éste está demostrando ser un país desmemoriado -y para tantas cosas analfabeto-, a veces les funciona. 

Desconozco cuál es la lista de aparatitos digitales que le entregan a un asesor/consejero. Dudo que sea tan extensa y absurda como la que entregan a cualquier diputado, que incluye smartphone, ipad, ordenador portátil... En cualquier caso, y dado que nuestros jóvenes ejpañoles todos y todas han de estar hiperpreparados con ofimática, informática, idiomas, consulting manager y aquelloqueaúnestáporllegarperoporsiacaso para trabajar tras una barra o de reponedores o para hacer cola en el INEM, imagino que un Asesor/Consejero de la llamada Cosa Pública tendrá nociones suficientes como para saber que por lo que escribe en su twitter con su nombre de persona pública ha de responder. Porque le va en el cargo. 

Un comentario cruel, pretender celebrar la muerte de una persona (sea Carrillo o fuera Esperanza Aguirre, un poner), no le preocupa al Tribunal Constitucional. A no ser que la muerte que se celebre sea la de un guardia civil con ETA de por medio. Entonces el TC da orden a la policía para que se planten en casa de cualquier chaval anónimo y se lo lleven a comisaría. (Esto no es un poner, es un suceder).

Le piden cuentas a la alcaldesa desde IU por uno de sus muchachos con la lengua larga y el cerebro pequeño.  Lo que dudo es que dado el historial de Carmen Moriyón, viendo con qué desdén responde en los plenos y cómo parece que la boca se la hizo un fraile muy bruto, sea capaz de explicarle a Robles que lo que se escribe hay que pensarlo. 

Que se puede pasar muy rápido del gracioso del chigre al faltosu que no dejan volver a pisar el bar.

1 comentarios:

Jaime Poncela | 22 de septiembre de 2012, 3:43

Durante la campaña electoral previa a la victoria de Foro publiqué una columna en El Comercio no muy favorable al club de fans del señor Cascos. Ni corto ni perezoso y con su firmna (eso último le honra), el señor Robles me amenazó abiertamente en uno de los comentarios, asegurando que recordsaría muy bien mis palabras cuando ganasen las elecciones. En fin.